IoT, el Internet de las Cosas.

IoT son las siglas en inglés de “Internet of Things”, es decir, “Internet de las Cosas”; pero ¿qué es exactamente?, ¿por qué está de moda?, ¿qué aplicaciones tiene?, ¿qué tecnologías hay disponibles?

La IoT es la agrupación e interconexión de dispositivos y objetos a través de una red (sea privada o sea publica), donde son visibles e interactúan dichos objetos. Cualquier objeto o dispositivo puede conectarse, desde sensores y dispositivos mecánicos hasta objetos cotidianos como el refrigerador, el calzado o la ropa. Cualquier cosa que se pueda imaginar es susceptible de conectarse a internet para interactuar con otros objetos sin intervención humana. El objetivo, por tanto, es una interacción máquina a máquina o lo que se conoce como una interacción M2M (Machine to Machine) o dispositivos M2M.

Los datos recolectados de la IoT alimentan la transformación digital, pues se obtienen insights en tiempo real. El Internet de las Cosas promete muchos cambios positivos en las áreas de salud, seguridad, operaciones de negocios, el quehacer industrial, en aspectos ambientales y humanitarios.

Un poco de historia

El término Internet de las Cosas fue acuñado por el empresario Kevin Ashton, uno de los fundadores del Centro Auto-ID del MIT. Ashton era parte de un equipo que descubrió cómo vincular objetos a internet a través de una etiqueta RFID. Él utilizó por primera vez la frase Internet de las Cosas en una presentación en 1999, la cual se arraigó entre nosotros desde entonces.

Ashton fue el primero en utilizar el término Internet de las Cosas, pero el concepto de los dispositivos conectados (en particular máquinas conectadas) se ha usado desde antes. Por ejemplo, las máquinas se han comunicado entre sí desde que se crearon los primeros telégrafos eléctricos a finales de la década de 1830. Otras tecnologías que se amalgamaron al IoT fueron las transmisiones de voz por radio, las tecnologías inalámbricas (Wi-Fi) y el software de control de supervisión y de adquisición de datos.

Internet de las Cosas en el mundo actual

Hoy en día vivimos en un mundo donde hay más dispositivos conectados al IoT que seres humanos. Estos dispositivos y máquinas conectados van desde artefactos portables como relojes inteligentes hasta chips RFID para control de inventario. Los dispositivos conectados al IoT se comunican a través de redes o plataformas basadas en la nube. Considero que el IoT es una tendencia tecnológica que evoluciona continuamente y que es imparable. Actualmente se implementa en múltiples campos como las plantas de producción donde se usa para hacer mantenimiento preventivo y analizar datos. También lo encontramos en el sector médico, donde se monitorean las constantes de un paciente para actuar antes de que la situación sea crítica. El uso más llamativo lo encontramos en las Smart Homes, donde el microondas, por ejemplo, puede calentar la comida antes de que el usuario llegue a casa. Finalmente, su uso más inmediato lo observamos en los llamados wearables como los smartwatches.

¿Qué hace posible el IoT?

El IoT depende de una serie integral de tecnologías como las interfaces de programación de aplicaciones (API) que conectan los dispositivos a internet. Otras tecnologías del IoT clave son las herramientas de gestión de Big Data; las analíticas predictivas; la IA y machine learning; la nube y la identificación por radiofrecuencia (RFID).

Beneficios del Internet de las Cosas

Nuevos modelos de negocios e ingresos

¿Abastecimiento automático de productos? ¿Servicios de suscripción? ¿Apps? El IoT altera los modelos de negocio tradicionales y, con ello, crea grandes oportunidades para que las empresas proporcionen servicios nuevos sobre la base de la información en tiempo real que proviene de los datos recolectados por sensores.

Productividad de la fuerza laboral

Los dispositivos portátiles y los fijos con el IoT habilitado impulsan la productividad de la fuerza laboral y la satisfacción en el trabajo en muchos sectores, pues la tecnología ayuda a los empleados a mejorar la toma de decisiones, automatiza tareas rutinarias y acelera las comunicaciones.

Eficiencia operativa

Uno de los mayores beneficios del IoT es la eficiencia que ofrece. Muchas empresas lo usan para automatizar los negocios y los procesos de fabricación; monitorear y controlar de manera remota las operaciones; optimizar las cadenas de suministro y conservar los recursos.

Experiencias de cliente mejoradas

El IoT ofrece muchas maneras de crear experiencias de cliente más atractivas tanto en el mundo digital como en el físico, que van desde la integración del cuidado del cliente que tiene verdadero uso, pasando por el rendimiento del producto, hasta ofrecer productos y servicios muy personalizados.

Explore el software de IoT que provee Business Value Consulting

Ponga a trabajar el Internet de las Cosas para su negocio y aproveche los beneficios de la era conectada. En Business Value Consulting contamos con aplicaciones, software y servicios del IoT adecuadas para su negocio.

Solicita más información
Déjanos tus datos y en breve un ejecutivo se pondrá en contacto contigo para atender tu solicitud

¿Encontraste algo interesante?

Llámanos (55) 3330 4247
Cda. Mayorazgo de Solís N° 20
Col. Xoco Alcaldía Benito Juárez
Ciudad de México / CDMX
C.P. 03330
Para Business Value Consulting Es todo un gusto poder atenderle